Diagnóstico y tratamiento psicológico

cafr

¿En qué consiste un diagnóstico psicológico?

“Cuanto más se dividen los obstáculos son más fáciles de vencer”. Concepción Arenal (1820–1893)

“Cuanto más se dividen los obstáculos son más fáciles de vencer”.
Concepción Arenal (1820–1893)

Tanto para adultos como para niños y adolescentes, la Psicología dispone de unos instrumentos de valoración objetiva de determinadas características psicológicas específicas (inteligencia, memoria, atención, funcionamiento cognitivo, comprensión verbal…) o de los rasgos de personalidad de un individuo.

Desde el punto de vista de la Psicopedagogía, el diagnóstico estará enfocado a la valoración de todas las habilidades y aptitudes que inciden directamente en los aprendizajes académicos, pero también a la posible detección de alteraciones emocionales que pudieran entorpecer dichos aprendizajes.

Para realizar el diagnóstico son necesarias aproximadamente entre 1 y 4 sesiones (en función de la persona o problemática a valorar), tras las cuales se obtiene la información básica para dar una orientación terapéutica adecuada.

¿Quién puede hacer un diagnóstico psicológico o psicopedagógico?

Solamente un psicólogo colegiado en un Colegio oficial de Psicólogos del país, puesto que esto garantiza que posee la titulación requerida para el ejercicio de la profesión.

¿Cómo se enfoca el tratamiento?

Desde el punto de vista clínico, en Psicología se puede trabajar según diferentes escuelas o corrientes.

En mi opinión, lo importante es aplicar en cada caso concreto las estrategias que el terapeuta vea más adecuadas para que, en el menor tiempo posible, se perciban cambios objetivos que permitan demostrar que el tratamiento está siendo eficaz.

Con personas adultas y en ciertos casos también con adolescentes, el tratamiento se realiza en la consulta.

Con los niños y adolescentes, el tratamiento se realiza en estrecha colaboración con el entorno familiar más próximo o, si se considera necesario, con el centro escolar.

Los trastornos de aprendizaje requieren lo que llamamos una reeducación, que es una intervención individualizada que permite la aplicación de las técnicas adecuadas para la recuperación de los déficits aptitudinales detectados en el diagnóstico.

En el caso de los trastornos en los que se ve alterado o retrasado el aprendizaje de la lectura y la escritura, es preferible que el terapeuta o reeducador tenga formación como logopeda.

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una buena experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Click aquí para más información

ACEPTAR
Aviso de cookies